Madrid en agosto y en bici

Algunos piensan que, cuando llega el calor de agosto, no se puede hacer más que bajar las persianas, poner el aire acondicionado, y echarse la siesta. En Biciclo, sin embargo, estamos convencidos de que, además, se puede montar en bici. ¡Por qué no!

 

En bici por Madrid, en verano casi sin coches, bajo el sol de agosto

 

Aún con calor, la bicicleta sigue siendo la manera más eficiente de transporte en la ciudad. Ir al trabajo, hacer la compra, quedar con amigos… Evitas atascos de coches, aglomeraciones de personas, y llegas contento y activo a tu destino.

Es cierto: en Madrid hace mucho calor. Pero todo tiene solución. Aquí algunos consejos:

La ropa:

Elige ropa de colores claros, cómoda, ligera y, a ser posible, transpirable. Aunque hay cuestas en Madrid, si subes despacito usando las marchas de tu bici, llegarás arriba casi sin darte cuenta. Sal con tiempo para no tener que correr luego. Si tienes que llevar ropa más formal o traje, otra opción es cambiarte cuando llegues a tu destino. Un truco: lleva siempre un abanico ya que, mientras pedaleas, la brisa te va refrigerando pero, cuando paras, el cuerpo se recalienta y, por unos minutos, la sudoración se incrementa. Aquí el abanico te salva la vida, y los hay tan pequeños que caben en un bolsillo.

 

En bici en verano Madrid Río, ropa clara, gafas de sol y portaequipaje con cesta

 

Portabultos:

Si llevas mochila, sobre todo en verano, acabas con la espalda empapada. Si tienes portaequipaje o cesta, evitas este inconveniente. Puedes llevar una alforja, o la misma mochila o bolso atada con un pulpo. Si no llevas muchas cosas, una opción sencilla y práctica son las riñoneras estilo trekking. Son un poco más grandes que las riñoneras normales, y puedes meter algunas cosas básicas.

Protección:

Protege tus ojos con gafas de sol, tu piel con crema solar, y tu cabeza con un gorro o con el casco.

Hidratación:

No hay mucho que decir, sólo que es muy importante beber agua para no deshidratarnos. Siempre será mejor beber en traguitos cortos y a menudo, que beber mucha agua de golpe. El cuerpo lo asimila mejor. Si vas a pasar mucho tiempo sobre la bici, lo más recomendable sería alguna bebida isotónica que te ayude a reponer las sales y minerales perdidos durante el ejercicio.

La bici:

La dejamos para el final, pero es casi lo más importante. Imagina que tienes una avería por un mal mantenimiento, y te toca caminar arrastrando la bici bajo el sol abrasador del medio día… Revísala habitualmente. Comprueba frenos, presión de las ruedas, cambios y dirección. Piensa que las ruedas hay que hincharlas como mínimo una vez cada dos semanas. Si no sabes cómo hacer el mantenimiento, hay algunos talleres sociales en Madrid donde puedes aprender y, si no, acude a tu tienda de barrio donde lo harán encantados y la dejarán perfecta.

 

Taller social de bicis de autorreparación de Recicletos en CSA Tabacalera

 

Entonces, después de estas sugerencias… ¿Te animas?

¡Nos vemos este verano!

 

Verano en bici en Madrid, con mochila (aunque no es lo ideal) y riñonera. Pedaleando sin coches.

 

 

Por: Isis Mas

Por | 2018-08-01T13:12:13+00:00 agosto 1st, 2018|Categorías: Sin categoría|Sin comentarios

Deje su comentario