Evaluación de la salud en ciudades europeas que amplían su infraestructura ciclista

 

Un estudio publicado en la revista “Preventive Medicine” ha encontrado la relación entre ciudades con carriles bici, el uso de coche compartido y las consecuencias en la salud de las personas que viven en esas ciudades. El análisis de los datos obtenidos en 167 ciudades europeas, se ha realizado suponiendo que el porcentaje de uso de la bici en ciudad es del 24,7 % en todos los desplazamientos urbanos. El estudio también estima que si todas las ciudades evaluadas lograran este porcentaje de uso de bici, se podrían evitar más de 10,000 muertes prematuras anualmente. El análisis es parte del proyecto de Actividad Física a través de Enfoques de Transporte Sostenible (PASTA “Physical Activity through Sustainable Transport Approaches”), financiado por la Comisión Europea, que finalizó en octubre de 2017.

El estudio, liderado por investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro respaldado por la Fundación “la Caixa”, ha descubierto que la expansión de las redes ciclistas en las ciudades podría proporcionar considerables beneficios sanitarios y económicos.

Bicimad. Bicis públicas de Madrid

“Este es el primer estudio que evalúa la posible relación entre la extensión de la red ciclista en las ciudades, el uso de bicis y los impactos en la salud asociados en esas ciudades europeas”, afirma Natalie Mueller, investigadora de ISGlobal y autora principal del artículo. La evaluación del impacto en la salud mostró que usar la bici como medio de transporte es positivo para la salud debido al aumento de la actividad física, “cuyos beneficios superan los efectos perjudiciales de la contaminación del aire y los incidentes de tráfico”, agrega Mueller.

Los mayores beneficios en salud se encontraron en un escenario donde las ciudades evaluadas tenían carriles bici en todas sus calles. En ese caso, Londres podría evitar hasta 1.210 muertes prematuras anuales, seguida de Roma con 433 muertes prematuras al año y Barcelona con 248 muertes prematuras al año. Sin embargo, ya se estimó que con un aumento del 10% en la infraestructura ciclista, habría aumentos significativos en el uso de la bici y por tanto el porcentaje de muertes prematuras bajaría a 21 muertes prevenibles en Roma, 18 en Londres y 16 en Barcelona.

Día de alta contaminación en Barcelona

Los investigadores también realizaron un análisis económico para comparar los costes de aumentar las redes de infraestructuras ciclistas, con los beneficios económicos estimados de evitar muertes prematuras. Los resultados muestran que las relaciones coste-beneficio se cumplirían en un escenario de un aumento del 10% en la red ciclista, en la que la relación de beneficios por euro gastado sería de 70 a 1 en el caso de Roma, 62 a 1 en el caso de Zurich y de 35 a 1 en el caso de Barcelona.

” Queremos expresar que las redes ciclistas deberían ocupar un lugar destacado en las agendas de los gobiernos municipales que tienen una responsabilidad local directa para proporcionar ‘opciones saludables’ para sus ciudadanos”. refleja Mark Nieuwenhuijsen, coordinador de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal y segundo autor del estudio. De acuerdo con el estudio, las ciudades con una cuota de uso de la bici baja (como Roma, Barcelona y Londres), tienen un gran potencial para aumentar el uso diario de la bicicleta simplemente ampliando sus redes de infraestructura ciclista. “Ya un aumento del 10% en la infraestructura ciclista, que percibimos como una política alcanzable para los gobiernos de ciudades, muy probablemente proporcione considerables beneficios sanitarios y económicos”, añade Nieuwenhuijsen.

“Una vez más, podemos ver que sacar a las personas de sus propios automóviles produce grandes beneficios para la salud. Una combinación de medidas ‘que muestren lo que contaminan los automóviles y la implantación de políticas destinadas a hacer más atractivos tanto el transporte público como la bicicleta, sería lo mejor para mejorar la salud y el bienestar en las ciudades europeas “, concluye la investigadora Natalie Mueller.

Nosotros lo tenemos claro, ya te lo dijimos en el post sobre la relación entre los picos de contaminación y el ingreso en hospitales, pero si los científicos ya lo demuestran con datos, los gobiernos deberían tomar más medidas para que más gente use la bici.

Fuente: Polis Network, Pasta Project e ISGlobal

Por | 2018-02-01T10:47:16+00:00 enero 29th, 2018|Categorías: Sin categoría|Sin comentarios

Deje su comentario