Addio Michele!

Quizá nos afecta más, por ser una de las caras más conocidas y simpáticas del pelotón internacional. Pero en realidad, es una más de las miles de vidas que cada año son arrebatadas a personas tranquilas. Porque para montar en bicicleta, hay que ser una persona pacífica, que conscientemente elige viajar con su propia gasolina y el aire en la cara, contra la fácil inercia de subirse a un automóvil.
No hay que buscar culpables. Me niego a creer que haya una sola pizca de mala intención en alguno de los atropellos a ciclistas. Sencillamente hemos normalizado un modo de vida que no es sano, lógico ni sostenible. Usamos el coche, sin necesidad, sin dominio de la máquina y sin atención. Ahora además hemos añadido un elemento, el “smartphone”, que convierte casi a cualquier conductor en un potencial “homicida imprudente”. Es trágico, pero sólo para el círculo del atropellado, porque, y ahí está la clave para corregir esta nefasta realidad, no se cobran responsabilidades.

Ahora además hemos añadido un elemento, el “smartphone”, que convierte casi a cualquier conductor en un potencial “homicida imprudente”

Fuente: http://www.publico.es/culturas/gino-bartali-judios-holocausto.html

Por | 2017-08-24T16:09:38+00:00 agosto 24th, 2017|Categorías: Sin categoría|Sin comentarios

Deje su comentario